Monumentos y lugares de interés que ver en Marrakech

Aunque gran parte del atractivo de Marrakech sea pasear por las calles de su Medina o comprar en sus zocos, la ciudad tiene unos cuantos edificios y monumentos de interés que deben ser resaltados y, algunos de ellos, son de obligada visita. Es una pena que las principales mezquitas no puedan ser visitadas, al estar prohibido el acceso a ellas de los no musulmanes, pero hay otros edificios civiles, religiosos o residenciales que bien merecen una visita. Aquí os presentamos algunos de ellos.

Plaza Jemaa el Fna

Es el punto central de la Medina y de toda la parte antigua de la ciudad, aparte del centro turístico y monumental de Marrakech y, posiblemente, sea la principal imagen que el visitante se lleve de ella. Destaca notablemente entre las calles estrechas de la Medina por su gran amplitud y la cantidad de espectáculos y puestos que se ubican en ella y de ella salen también tres o cuatro calles más anchas que concentran tiendas, restaurantes, hoteles y transportes públicos.

La plaza es, principalmente, un espacio abierto. Durante todo el día conviven en ella carromatos que ofrecen zumos de frutas exprimidos allí mismo, puestos de artesanía y espectáculos callejeros de varios tipos. Entre éstos, son especialmente llamativos los encantadores de serpientes que están allí sobre todo por las mañanas y se dedican a tocar instrumentos tradicionales y a mostrar a los turistas que visitan Marrakech distintos tipos de serpientes, entre ellas cobras negras. Por la noche, el espectáculo de las serpientes no es tan llamativo y dejan el espacio a músicos y pequeños grupos que tocan instrumentos tradicionales alumbrados con algún farol, en torno al cual se organizan rápidamente corros de personas que disfrutan del espectáculo.

A primera hora de la noche, además, la plaza acoge también a varias decenas de restaurantes móviles perfectamente organizados, que ofrecen a los visitantes platos tradicionales marroquíes cocinados allí mismo por un precio muy razonable. Estos restaurantes se agrupan todos unos junto a otros en la misma zona de la plaza y, aunque provocan una pequeña neblina con el humo de sus cocinas, atraen también a muchos localesy turistas que quieren cenar al aire libre.

Pasear a primera hora de la noche por la plaza principal de Marrakech o las calles inmediatamente adyacentes supone ver mucha vida y encontrarse con muchísima gente. Una de las mejores maneras de ver el bullicio desde una zona más alejada es comer, cenar o tomar algo en alguna de las azoteas de los restaurantes con vistas a la plaza o las principales calles peatonales. Los precios son similares a los de España, pero las vistas de algunos de ellos sobre la vida de la plaza son excelentes.

Cascadas de Ouzoud: tour de 1 día desde Marrakech
Duración: 10 horas
3011 opiniones
Ver detalles
Desde Marrakech: excursión de 1 día a Essaouira
Duración: 10 horas
2016 opiniones
Ver detalles
Marrakech: tour de 2 días, desierto Sahara, Zagora
Duración: 2 días
817 opiniones
Ver detalles

Madrasa Ali Ben Youssef

La Madrasa Ali Ben Youssef está al norte de la Medina y resulta bastante difícil de ubicar para quien decida llegar a ella a través de los callejones de la misma, pasando por los laberintos de los zocos, pero merece inmensamente la pena y me atrevería a calificarla como el monumento más interesante de Marrakech. La Madrasa –que data de siglo XIV- era la antigua escuela coránica, donde los estudiantes recibían sus lecciones y está situada junto a la mezquita del mismo nombre –que los no musulmanes no pueden visitar-.

Salvando las diferencias de tamaño y de utilización, a quien la visite va a recordarle algunas zonas de la Alhambra de Granada, sobre todo el patio central. No es extraño, ya que el estilo arquitectónico y decorativo y los materiales utilizados son los mismos. El patio central es impresionantemente bello, con una parte baja de azulejos, muros de estuco totalmente labrados desde la parte baja hasta la superior con motios árabes y un pequeño tejadillo de madera, también totalmente labrado. En el centro, como es tradicional en los patios árabes, un pequeño estanque. El patio no es inmenso y tiene dos plantas. En la superior aparecen las ventanas de algunas de las habitaciones de los estudiantes, desde las que hay una buena vista superior del patio. Las habitaciones, salvo dos de ellas en las que se ha recreado la decoración típica de los antiguos estudiantes, están vacías y son angostas y muchas de ellas oscuras –salvo las que dan al patio principal-, por lo que tampoco tiene más atractivo que algún pequeño patio decorado que aparece entre ellas de vez en cuando.

No es un monumento especialmente inmenso, aunque sí muy bello. Se puede visitar completamente en algo más de un cuarto de hora, aunque si se quiere contratar un guía que la explique, se tarda un poco más. La entrada para los tres monumentos casi vecinos (Madrasa, Museo de Marrakech y la Kouba Baadiyn) cuesta unos seis euros y merecería la pena aunque sólo fuera por la Madrasa.

Museo de Marrakech y Kouba Baadiyn

Son dos lugares casi vecinos a la Madrasa y que tienen una entrada combinada, por lo que –aunque no destaquen especialmente- pueden ser interesantes de visitar. La Kouba Baaidyn son restos de una pequeña fuente utilizada para las abluciones, que no tiene mucho que ver. Sin embargo, el Museo sí que resulta muy agradable para visitar o tomarse un tiempo de relax y descanso en mitad de una jornada frenética por la Medina. Lo importante del Museo no son tanto sus colecciones o exposiciones temporales- que ni son especialmente numerosas, ni especialmente importantes-, sino el edificio que ocupa. El Museo es una casa palaciega completamente rehabilitada que se puede recorrer libremente. Destaca, sobre todo, un patio central cubierto, amplísimo, con fuentes –aunque no en funcionamiento-, donde poder descansar en algún pequeño sillón.

Los Palacios de Bahia y Baadi

Al sur de la plaza Jamaa el Fna y ya cerca de la Kasbah, cerca de la plaza de Ferblantiers y en un barrio muy típico de comercios de especias, hay dos palacios que nos dan una idea de cómo se vivía en Marrakech en diferentes periodos de su historia: El Palacio Bahia y el Palacio Baadi.

El Palacio Bahia es el más interesante de los dos. Se trata de la mansión de un visir del siglo XIX, quien creó un enorme palacio en el que trabajaron los mejores artesanos de la época. Aunque, como en muchos edificios de la arquitectura tradicional de Marrakech, hay estuco labrado en las paredes, lo más llamativo del edificio son los techos de madera pintados e imaginarse la tranquilidad que podía vivirse en los amplios patios. Y eso que, la mayor parte del palacio no está abierto al público. Eso sí, las habitaciones que lo están, están convervadas de un modo fantástico.

Por su parte, el Palacio Baadi es bastante más antiguo –data del siglo XVI- y está situado cerca de la Kasbah y de sus murallas. Lamentablemente, su estado de conservación no es tan bueno y perdió mucha de su belleza original. Conserva, eso sí, un bonito minarete con madera tallada en su interior.

Tumbas Saadinas

Están situadas junto a la mezquita de la Kasbah y, aunque están ubicadas en un recinto pequeño y no se pierde demasiado tiempo visitándolas, suelen estar muy frecuentadas por los turistas. El monumento consta de un patio y dos pequeños edificios abiertos al mismo donde estaban enterrados los miembros de la dinastía de sultanes sadinos. En realidad, tanto en el patio como en los edificios aparecen pequeñas losas de mármol, con apenas unos túmulos pequeños sobre algunas de ellas en forma de pirámide de mayor o menor tamaño según la importancia de quien estuviera enterrado allí. Los materiales, evidentemente, son de gran calidad y los edificios destacan por el estuco labrado y los techos de madera al estilo de otros monumentos de Marrakech, como la Madrasa. No es una visita cara, ni se tarda demasiado y, además, es un buen punto de partida para quien quiera darse una vuelta por las estrechas y auténtias calles de la Kasbah.

Mezquitas

Casi todas las mezquitas de Marrakech no permiten la entrada a los no musulmanes, por lo que muchos turistas no pueden visitarlas por dentro. Eso sí, algunas de ellas son muy interesantes de ver desde fuera. La más pintoresca de Marrakech es la de Koutoubia, cuyo minarete se puede ver desde gran parte de la ciudad (y resulta muy útil para orientarse) y cuya torre iluminada por las noches aparece al fondo del paisaje de la cercana plaza Jemaa el Fna. También son curiosas de ver- aunque sea por fuera- la mezquita de la Kasbah (inmersa en una profunda reforma) o la de Ali Ben Youssef, junto a la Madrasa del mismo nombre.

Zocos de la Medina

Hay determinadas ciudades donde los mercados son, por sí mismos, monumentos principales. Marrakech es una de ellas, con la particularidad de que los grandes mercados están esparcidos en miles de tiendas desperdigadas por las calles de la Medina. Las principales de zocos para compras turísticas están comprendidos entre el espacio que va desde el norte de la plaza Jamaa el Fna hasta la zona de la Madrasa Ali Ben Youssef y se reparten por callejuelas intrincadas y diminutas en las que lo más fácil es perderse. Si se quiere ver algo más de vida comercial local se puede ir un poco hacia el este de esta zona más turística o, también, en algunas zonas de la Kasbah, por la mañana, donde se venen frutas, verduras y pescado en la calle.